Actualmente la vacunación frente a la LEISHMANIOSIS es la única forma de MEDICINA PREVENTIVA que nos permite proteger a nuestros perr@s frente a esta enfermedad que afecta también a los humanos y es incurable en los perr@s , que se convierten en enfermos crónicos.

 

Para evitarlo,se ha desarrollado una vacuna, CANILEISH, con un 92% de Tasa de protección que puede administrarse a perr@s a partir de los 6 meses de edad.

 

El Protocolo de Vacunación frente a la Leishmaniosis canina será el siguiente:

 

1- El animal deberá estar desparasitado en el momento de la vacunación y no habrá sido vacunado frente a otra enfermedad/es en las dos semanas previas a la misma.

 

2- Realización de un Test de LEISHMANIOSIS en sangre, previo a la vacuna, y siendo éste negativo proceder a la vacunación como máximo en las dos semanas siguientes a la realización del test.

 

3- Aplicación de 3 dosis de vacuna, separadas entre sí 21 días exactamente, a cuyo cumplimiento se compromete el propietario para conseguir la máxima efectividad de la misma.

 

4- La revacunación será anual, realizandose cada año un Test de LEISHMANIOSIS en sangre, no superandose los 15 meses entre las vacunas previas.

 

5- Se indicará al propietario la fecha de revacunación al finalizar el protocolo a cuyo cumplimiento se le insta para evitar tener que realizar otra vez la primovacunación.

 

Dada la alta prevalencia de la LEISHMANIOSIS en la zona Centro de la Península se recomienda seguir utilizando antiparasitarios externos en pipetas o collares, que a su vez también previenen frente a parásitos externos.

 

En la zona de inoculación de la vacuna se puede producir una reacción local sin relevancia. 

Las reacciones graves frente a la vacuna pueden darse con la misma probabilidad que existe al administrar cualquier medicamento o vacuna a nuestro perr@, y como veterinarios sabemos cómo reaccionar ante las mismas.